MURALES ENTORNADOS

MURALES INFOGRÁFICOS PARTICIPATIVOS
PARA CONECTAR CON EL ENTORNO

¿Y si la plaza del pueblo recoge la historia de una especie importante para la gente que se sienta en ella todas las tardes? ¿Y si la gente participa del mural que aparece en una de sus fachadas? ¿Y si, por el camino, estas personas desarrollan técnicas no solo para sensibilizarse a ellas mismas, sino para sensibilizar a las demás?

Murales entornados es un proyecto de intervención psicosocial que utiliza el mural científico e infográfico como vía para el cambio socioambiental. Por un lado, busca crear el espacio para la cohesión social, la identidad del lugar y el desarrollo habilidades de participación intergeneracional. Por otro lado, busca potenciar la conexión con la naturaleza y el valor atribuido a la biodiversidad local. Mediante técnicas participativas y talleres dinámicos, implicará a la población en su ideación, diseño y ejecución, con la intención de que se sienta parte del proceso y del resultado, de que aprenda sobre las especies escogidas a través de la observación y de que se apropie, y por lo tanto cuide y proteja, ese espacio y esa biodiversidad en el futuro.

A través de la sensibilización y luego de la involucración en acciones colectivas y de acercamiento a la especie, las personas participantes y las personas beneficiarias indirectas del mural podrán conocer la biología de la especie, tener habilidades para justificar la relevancia de su cuidado y su protección y potenciar el impacto de su presencia en el municipio.

A través de una meta supraordenada (la realización conjunta de un mural para nuestro pueblo), se desarrollarán sistemas intergeneracionales de participación comunitaria, escucha activa, creatividad, cohesión social e identidad con el pueblo.

LOS PILARES CLAVE

INFOGRAFÍA

Una infografía es un conjunto de textos, gráficos e ilustraciones organizados para transmitir mucha información en muy poco espacio, permitiendo aprender «por capas», sin saturar. Este proyecto traslada este efecto a las paredes: las personas se fijan, se acercan e interactúan con ellas, aprendiendo curiosidades de una especie que antes no conocían, pero que pueden ver de vez en cuando al mirar al cielo o al suelo. Y, lo más importante: podrán hablar de ello, venir mañana acompañadas de su hermano, hacerle una foto y contárselo a una amiga, publicarlo en redes sociales… Es decir, adquieren las herramientas para que ellas también despierten la curiosidad del resto.

CURIOSIDAD

Nos gustan los animales cuquis, coloridos, antropomorfos y mediáticos, pero nos caen fatal los animales que son más feos, imperceptibles o que en las películas se han representado tradicionalmente como sucios, tontos o malvados. Tal vez tengan estas características porque les son asombrosamente útiles para cumplir con las importantes funciones que desempeñan en su ecosistema. Y es aquí donde la curiosidad nos lleva a descubrir esos porqués, donde es motor de aprendizaje y, después, de la acción de conservación.

PARTICIPACIÓN SOCIAL

El objetivo no es solo hacer que una pared sea más bonita, sino que implique un cambio real de conducta. Y esto se consigue involucrando a las personas desde el primer momento: centros educativos, asociaciones, vecindario, instituciones…  Hacemos un taller sobre percepción social de animales, investigamos sobre las especies que tenemos cerca, elegimos una con la que nos sintamos identificado como pueblo, barrio o centro, diseñamos los bocetos, tomamos decisiones colectivas… y luego lo aterrizamos todo poniéndonos a pintar.

EVALUACIÓN

Este proyecto todavía es un polluelo saliendo del huevo, pero ya hay encuestas y entrevistas preparadas para hacer un seguimiento y generar conocimiento científico. Y, además, a largo plazo se quiere diseñar material educativo con las representaciones sociales y las historias sobre distintas especies que hay en cada punto de la geografía española (por lo menos).

Metodología

Casi todo el peso de este proyecto recae en metodologías participativas: queremos involucrar a la población local en todo momento. Esta acción no consiste solo aportar valor artístico al municipio, sino también en fomentar el cuidado de la biodiversidad local y en estrechar las relaciones entre las vecinas y vecinos.

  • Presentación del proyecto y recogida de sugerencias iniciales.
  • Percepción social de animales nohumanos.
  • Investigación sobre las especies escogidas, valor ecológico y bagaje sociocultural.
  • Integración en la identidad social del pueblo.
  • Co-diseño de elementos artísticos y textuales del mural.
  • Co-pintura de la parte más accesible del mural.

  • Expresión del imaginario social y de los productos culturales sobre las especies seleccionadas.
  • Recogida de datos de las personas del municipio para poder trabajarlos en el co-diseño de la parte más accesible del mural.
  • Evaluación y ajuste constante de la obra según la percepción del vecindario.

EL PROCESO

Antes

Hacemos un taller sobre percepción social de animales, investigamos sobre las especies que tenemos cerca, elegimos una con la que nos sintamos identificado como pueblo, barrio o centro, diseñamos los bocetos, tomamos decisiones colectivas… y luego lo aterrizamos todo poniéndonos a pintar.

Durante

Una vez allí, prepararemos las paredes, haremos los bocetos y pintaremos el mural. Gran parte de todo esto será con la gente del pueblo o del barrio como protagonista. Finalizaremos con un evento a coordinar con el Ayuntamiento y los comercios locales, uniendo fuerzas para hablar de la crisis de biodiversidad.

Después

A la vuelta, toca analizar las evaluaciones para seguir generando conocimiento científico, hacer la memoria y los materiales divulgativos y para los medios de comunicación y, más a largo, continuar el seguimiento del impacto.​

¿Quedamos
y lo hablamos?

Escríbeme a proyectos@loube.org

o rellena este formulario de contacto.